La Quijada

Es el maxilar inferior de un burro, mula o caballo, que se sostiene con una mano del extremo anterior del cuerpo de dicho hueso y se percute con la otra en una de las ramas, sonando los dientes flojos en sus alvéolos al vibrar la quijada con el golpe. Dichos alvéolos ofician de resonador, por la estructura misma del hueso, los que nos lleva a clasificar a la Quijada como Idiófono de Golpe Directo, de Percusión y Sacudimiento; pero este instrumento tambien se tañe raspando con un hueso o un palo la fila de los dientes. Lo dicho obliga a clasificar a la Quijada además, como de Golpe Indirecto, de Raspadura, de Palillos, con Resonador.

En Lima  la Quijada tambien recibe en nombre de Carachacha.

Ubicación Geográfica:

Ica: Chincha, Ica, Pisco

La Libertad: Pacasmayo, Trujillo

Lambayeque: Chiclayo, Lambayeque

Lima: Cañete, Chancay, Lima

Piura: Ayabaca, Morropón, Paita, Piura, Sullana, Talara

 

Uno de los instrumentos principales de la percusión afro peruana, desarrollada en la costa de Perú.
Un Asno o un Caballo se preparan del inferior maxilar de ello. Adornado por mofits típico y que esto es usado sobre todo como un instrumento de marzo en los carnavales y celebraciones religiosas en Hispanoamérica y Perú.


Ambos sonidos, muy particulares y característicos del instrumento, obtienen golpeando maxilar de la mano, que produce una vibración de dientes dentro del hueso, y el otro, frotando estos dientes con un pedazo de hueso o madera.
También lo saben(conocen) como Charaina, Carretilla o Kahuaha.


SIKU – RONDADOR -ANTARA

Descripción: SIKU

Es una “flauta de pan”, constituida por una o dos hileras de cañas (anterior y posterior) ordenadas de mayor a menor, atados en forma de balsa. Las cañas de la hilera anterior tienen su extremos superior abierto y el inferior cerrado por el nudo natural de la caña. Las del plano posterior poseen el extremo inferior generalmente cortado a bisel y su longitud es la mitad de cada una de las anteriores.

Construcción:

En las culturas Preincaicas se las construía de terracota y piedra. Actualmente se fabrica con cañas de longitud y volumen variable y de canutos de pluma de cóndor (región andina de Ecuador).

Detalles técnicos:

El siku modelo tiene en su totalidad trece (13) tubos divididos en dos partes o “amarros”: una parte con seis tubos llamada IRA y la otra parte con 7 tubos llamada IRKA. Este siku modelo corresponde al registro (tamaño) de las MALTAS (siku mediano).

Están afinados en la escala diatónica de SOL mayor. Existe otra variedad de siku cuya afinación es acomodada a la sucesión de escalas europeas. Se puede obtener la escala cromática tapando parte de la boquilla del caño y regulando el sonido con el labio inferior, mientras que el instrumento toma una posición cercana a la horizontal, logrando alterar las cañas un semitono mas bajo. Con trece tubos se logran 104 notas.

Clasificación:

Aerófobo de soplo, de filo o flauta sin canal de insuflación.

Historia:

Su origen es incierto, ya que se encuentra disperso en distintas regiones del mundo.

Funcionalidad:

Algunas comunidades de aborígenes lo emplean como rituales dedicados a la muerte. En América se utiliza para adorar a los dioses nativos, tiernos, crueles y despiadados. En nuestro país aparece por lo general integrando bandas junto con redoblantes y bombos y demás instrumentos rítmicos en procesiones.

El rondador es un instrumento típico de la música ecuatoriana (extremo izquierdo de la foto), su sonido probablemente sea el más singular de la música andina, ya que el modo como se encuentra afinado y construido es único entre los instrumentos de esta región.
Se cree que este instrumento es ya producto del mestizaje de la música tradicional de los Andes con la música traida durante la conquista; sin embargo los puristas en el estudio de este instrumento dicen tener pruebas de que este es invención pura de los índigenas de la región lo cual sería bastante notable ya que, como se explica a continuación, su construcción no es nada simple.

Este instrumento al igual que los sikus, se elabora de carrizo, bambú o caña brava, y tiene la peculiaridad de que se encuentra afinado en la escala pentatónica (cinco tonos Do, Re, Fa, Sol y La) pero con la situación extraordinaria de que entre cada tono natural de esta escala, se encuentra una tercera inferior exacta, es decir;  y como ejemplo, para un Do se inserta un tubo con el tono Fa#, razón por la cual se cree que no es invención indigena, pues los medios tonos se cree que no fueron conocidos en los Andes sino hasta la llegada de los españoles.
Por eso el sonido que emite el instrumento al soplarlo es como si se estuvieran escuchando “pajaritos” entre cada tono natural.

A diferencia de los sikus, este instrumento tiene alineados los tubos en una sola hilera; por lo que sólo puede ser ejecutado por una persona.
Generalmente el instrumento esta compuesto por un promedio de trenita y dos tubos, sin embargo se encuentran en el mercado algunos con menos o más tubos, también es posible encontrar rondadores con la escala completa de tonos.
Otra particularidad es que el instrumento inicia con dos o tres tubos afinados en  tonos naturales (Sol y La generalmente) y a partir del último inician los tubos con afinación en terceras.

En la actualidad no existen muchos ejecutantes de este instrumento, probablemente por su complejidad y aunque no es así siempre, se emplea de hábito en piezas pausadas o de tiempos largos.
La Antara (al centro de la foto) también se construye a base de tubos de diferentes bambúes, y su afinación original es la pentatónica, sin embargo, ya es mucho más usual encontrarla con la escala completa de siete tonos.
No se ha podido definir completamente su origen (que se supone es peruano) puesto que se cree que este instrumento es una réplica del suri sikuri boliviano (a la derecha en la fotografía), que al igual que los sikus cuenta con la escala de siete tonos naturales.
La antara es un intrumento precolombino y al igual que el rondador, sólo cuenta con una hilera de tubos, mismos que inician tradicionalmente en el tono de Sol y se pueden encontrar fabricados con siete tubos solamente y hasta con catorce tubos.

El Suri Sikuri se puede decir que es una versión ampliada de la antara, también se fabrica de los mismos materiales descritos arriba y como la antara sus tubos se encuentran dispuestos en una hilera de tonos consecutivos.

Cuenta con la escala de siete tonos e inicia con el tono de Sol, y se conforma de entre 20 y 30 tubos.
El nombre de este instrumento es dado también a un bailable tradicional boliviano y al grupo que ejecuta música con este instrumento para los carnavales.


RECOMENDACIONES Y PRECAUCIONES EN EL CUIDADO DE INSTRUMENTOS.

Las condiciones de conservación y vida útil de los instrumentos musicales de cuerda como de viento y percusión están sujetas a las siguientes recomendaciones y precauciones:

No deben tener en lugares húmedos o ambientes de temperaturas muy elevadas o muy bajas.


  • Deben guardarse siempre en su estuche o funda cubriendo previamente el instrumento con un paño completamente seco, especialmente el lado de la tapa.
  • No aflojar las cuerdas cuando el uso del instrumento es frecuente.
  • No dejar el instrumento en el interior del vehículo ya que la creciente temperatura puede deformar el instrumento.
  • Si el instrumento no será usado por un mínimo de 3 meses, entonces se deben aflojar las cuerdas hasta aproximadamente la mitad de su afinación.
  • Si el instrumento no será utilizado momentáneamente debe ser colocado sobre una mesa en posición boca abajo.
  • Se recomienda colocar un poco de silicato de potasio u otro absorbente de humedad en el estuche o dentro del instrumento mismo

Todos los instrumentos musicales se agrupan en alguna de estas categorías o familias:

– Instrumentos de cuerda
– 
Instrumentos de viento
– 
Instrumentos de percusión


La Quena

La Quena es el aerófono (su sonido es producido por vibración de aire) más importante de la región Andina y su area de dispersión abarca casí todo el continente americano, existiendo, con ligeras variantes en Vanezuela, Colombia, Andes ecuatorianos, Perú, Bolivia, Noroeste argentino, norte grande chileno y en algunos lugares del Amazona brasilero.

ORIGEN Y ETIMOLOGIA DE SU NOMBRE

El origen de este instrumento se remonta a las antiguas culturas precolombinas encontrándose a menudo representada en las pictografía correspondientes a las culturas “Nazca” y “Chimu”. Sin duda fue el imperio Inca el encargado de su expansión por todos los andinos, encontrándose hoy con plena vigencia en esta extensa región.

El vocablo quena viene de la castellanización de la voces quechuas: Kkéna­Kkéna, Kjena y Khoana, que significan “hueco”.

La quena es el instrumento musical Inca por antonomasia, siendo el que permite reproducir más fielmente la música del altiplano.

TAMAÑOS Y PRODUCCION DEL SONIDO

Existen una gran variedad de de tamaños, los cuales fluctuan entre los pequeños, medianos y grandes.

Las QUENAS PEQUEÑAS son llamadas KENALIS, cinco orificios y uno atras, con una longitud que está entre los 30 cm. y un diámetro de 22 mm. Tienen un registro agudo y domina la escala natural de SI Mayor (relativo La b menor).

Entre las QUENAS GRANDES están las PUSIPIAS que, en lengua aimara significa CUATRO AGUJEROS, tienen una logitud aproximada de 53 cm. en un diámetro de 28 mm.; logra una escala pentatónica basada en el tono de La menor. También están las KENAS KENAS que tienen seis orificios adelante y uno atras; con una longitud de 50 cm. y un diámetro promedio de 27 mm.; la afinación corresponde al tono Re Mayor (relativo Si menor). LasCHOQUELAS, con seis orificios adelantes y uno atrás, cuya longitud está en los 45 cm. y en un diámetro de 25 mm. con la afinación en tono de Mi Mayor (relativo Do sostenido menor). Todas estas quenas llevan un registro de notas graves.

Las QUENAS MEDIANAS, son las que ocupan la mejor tesitura de la escala musical, razón por la cual son las más populares. Las hay de cinco, seis, siete, ocho orificios y no sería nada extreño encontrar personas que la toquen de nueve o diez orificios, pues todo es posible con este marivilloso instrumento.

Estas quenas tienen una longitud de 36 cm. y un diámetro promedio de 25 mm. medidas aproximadas que con cierta técnica en su construcción, nos ofrecen la afinación correspondiente a Sol Mayor(relativo a Mi menor).

La quena es una flauta vertical, longitudinal, sin canal de insuflación, abierta en ambos extremos, habitualmente hecha de caña (antiguamente se construía de hueso, arcilla, pluma de condor, etc). Su longitud varía entre 25 a 40 cms. y su diámetro de 1/2 pulgadas, según el tipo de caña utilizado en su construcción, ya que el seccionamiento se hace entre los nudos de esta para evitar que el tubo tenga interrupción. El corte del extremo correspondiente a la embocadura, es recto y lleva una muesca que provee el filo que cortaráa el soplo del ejecutante, produciendo el sonido, el extremo opuesto a la boquilla es abierto. En la parte media­inferior posee cinco o seis agujeros en su cara anterior, ubicados mas o menos a una pulgada de distancia cada uno, lo que le permite dar perfectamente la escala musical natural y los semitonos, lo que da a este instrumento posibilidades melódicas ilimitadas. En la parte posterior posee otro agujero que sirve para armonización.

Para producir el sonido es necesario que el labio inferior del ejecutante cierre completamente la boca del tubo, quedando la línea labial a la altura de la muesca. Los labios deben entreabrirse de modo que el soplo choque contra el filo y produzca la vibración, excitando la columna de aire encerrada en el interior del tubo.

La nota más grave se obtiene con todos los agujeros tapados, las siguientes, destapando uno a uno, de abajo hacia arriba. Aumentando la presión del soplo se obtiene la octava mas aguda y destapando medio agujero o combinando dedos, los semitonos.

Según algunos folcloristas “la escala natural de la Quena es semejante a la diatónica mayor europa, diferenciandose de éste, por ser el cuarto grado más elevado”.

ANTECEDENTES TECNICOS

Antiguamente se consideraba a la QUENA como un instrumento que sólo podía emitir ESCALA PENTANONICA (cinco notas) posteriormente la ESCALA DIATONICA (siete notas). En la actualidad notamos y está comprobado que la QUENA, se logra la ESCALA CROMATICA (tonos y medios tonos).

Funcionalidad:

La Quena ofrece innumerables connotaciones que encierra el aspecto mágico y religioso que va desde la leyenda a las actuales creencias. La Quena es solo ejecutada por hombres, quizás por su forma alargada, eran fálicas relaciones a la flauta con ideas de fertilidad, amor, vida y resurrección. Las dos ultimas aumentan cuando se las hace de huesos humanos.

LEYENDAS DEL PUEBLO MAYCHAYPUITO

Algunas leyendas (maychaypuito) cántaros de barro cosido, con dos orificios en los extremos apropiados para instroducir las manos, comprobando con mucho agrado que, ejecutando la QUENA dentro el cántaro (caja de resonancia) se reproducen sonidos celestiales.

Entre las viejas tradiciones del pueblo boliviano, está la LEYENDA DEL MANCHAYPUITO, nacida a raiz de la “excomunión mayor” contra todas las personas que tocarían este instrumento, inspirado a exigencias del amor desesperado de un sacerdote a una mujer. La leyenda cuenta que, muerta la amada el sacerdote desenterró el cadáver para extraerle la “canilla” con la que construyó una rústica QUENA que introduciéndola al cántaro expresaba su profunda pena, traducida en tristes melodías que ivan acompañadas de ciertos versos que no estaban de acuerdo con los pensamientos eclesiásticos de la época.

 QUENA

Este instrumento de viento es el más difundido en el Perú y procede de épocas prehispánicas. Está hecho con un tubo de caña, madera, hueso o plástico con un segmento biselado, que constituye la embocadura. Presenta 5 o 6 pequeños orificios de digitación con los que se componen las variaciones del sonido producido por el soplo del ejecutante. En cada región predomina un tamaño diferente.

Leyenda de la Quena

“La flauta de los indios peruanos, inspirando la fábula, ha despertado universal interés entre los que leyeron u oyeron referir que la quena reproduce con sus melodiosas lamentaciones el milagro de Amphion, porque obliga a la fantasía a reconstruir el abatido imperio de los Incas y sus pulverizados monumentos. Cuenta la crónica oral que cierto joven peruano, apellidado Camporeal, hijo de español y de india, se enamoró de una doncella descendiente de los conquistadores. Lo que la naturaleza o el destino unió fue separado por la arbitraria voluntad de los hombres. Los padres españoles de la virgen peruana, entendieron que los amantes no podían llamarse esposos por la desigualdad de sus cunas. Alejado Camporeal de Lima, se le hizo saber que su prometida había dejado de amarle, enlazándose voluntariamente con un apuesto caballero. El desdeñado galán abrazó, en desesperación la carrera del sacerdocio.

Transcurrido algún tiempo regresó a Lima, donde en un día señalado en los anales del infierno, volvió a encontrar en su camino a la ingrata que le traicionara. Celebrando en un templo, al volverse al pueblo para decir a los fieles: “El Señor sea con vosotros”, la mujer infiel le respondió con su inteligente y atractiva mirada: “Tú serás conmigo”. Desde aquel momento, despertóse en el pecho de Camporeal la dormida y fiera pasión. La casualidad descorrió el velo que había enlutado la vida del sacerdote. Acudió la tentación, atraída por el amor, y Camporeal fue perjuro a sus sagrados votos. Nunca mayor tempestad destrozó el alma de un hombre amante de la virtud. Pero Camporeal amaba más que todo a María, quien para él era acabado compendio de lo bello y de lo bueno. Vencido él y vencida ella, ambos se dejaron deslizar por el plano inclinado en que la fatalidad los colocara. Camporeal y María huyeron a las montañas y les pidieron asilo. Establecidos en una pobre e improvisada cabaña, pasaron algún tiempo gustando un amor mezclado con la hiel de los remordimientos.

La mano de la desgracia señaló a la muerte el apartado lugar en que ellos habían burlado la saña de sus perseguidores. El alma de la infortunada peruana, al abandonar la tierra, arrastró consigo la razón del más infortunado Camporeal ; y el avaro no quiso desprenderse de su tesoro. Aquel amante dantesco, sacó del lecho el helado cuerpo de María, lo colocó en el banco de tosca piedra en que ella acostumbraba sentarse, ocupó el sitio de la derecha, y formó el propósito de presenciar la lenta descomposición del cadáver. Durante las fúnebres veladas que con la muerte pasó, compuso un canto, no imitado ni imitable. En cada estrofa consiguió la metamorfosis de una de las gracias de María, operada por la disolución de la carne, que iba desprendiéndose gradualmente de los huesos.

Luego que el cadáver quedó reducido a un blanco y descarnado esqueleto, él formó con una de las tibias una flauta, y con ella, después de sepultados los despojos de María, evocaba el alma de su amante, en la noche callada y rumorosa. Eran tan desgarradores los sonidos del horrible instrumento, que los pastores de las cercanías, percibiendo los lamentos emanados de una región misteriosa, abandonaron sus humildes cabañas. La música y las palabras del canto de Camporeal, son conocidas en el Perú con el nombre de “manchai-puitu”, o sea el cántico aterrador. Tal es la crónica de la quena, sueño de alguna fantástica imaginación”.