FIN DE BOHEMIO

Vals

Rodeada esta la cama, por los facultativos
que contemplan el caso con visible interés
el jefe de nosocomio les musita al oído
diciéndoles colegas nada se puede hacer
el paciente intranquilo con la mirada incierta
en tono suplicante refleja su ansiedad
por conocer su estado, saber
si han de salvarlo dice con voz quedada
y vacilante hablar.(bis)

Aire, es lo que quiero
aire, para vivir
esta tos maldita que mi pecho agita rasgándolo sin cesar
con su acceso tan terrible que me hace sangrar
sueño, para mis ojos
cura, para mi mal
no me lo niegues doctor lo que hoy le pido
oxigeno a mi vida, oxigeno por Dios. (bis)

Aquel noble bohemio, orgullo de su barrio
la fe y la esperanza sustento de su hogar
rindio claros tributos al ansia incontenible
al prodigar las notas a un suave modular
o tristes remenbranzas que invaden mis adentros
de lágrimas sinceras se inundan mis pupilas
recordando al amigo, bohemio, noble y fiel. (bis)

Dura, es la experiencia
triste, es el final
de que valen los aplausos, los halagos,
mimos y orgías del placer
si han de convertirse al cabo en nuestro padecer.

Sueño, para mis ojos
cura, para mi mal
no me lo niegue doctor
lo que hoy le pido
oxigeno a mi vida, oxigeno por Dios.(bis)

Esta canción fue dedicada a Felipe Pinglo,
despúes de su fallecimiento

Enviado por José Mendoza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *