Intérpretes Criollos que nos dejaron en esta década

Con el fallecimiento de Oscar Avilés, el criollismo pierde una de sus figuras importantes. “La Primera Guitarra del Perú” se suma a la lista de músicos que nos tomaron la delantera y solamente en esta década, la lista es considerada. A continuación, recordaremos a las figuras que partieron a la eternidad desde 2004.

Pedro Carlos Soto de la Colina “Caitro Soto” (1934-2004)

Fue un destacado cantautor, cajonero y representante de la música afroperuana. Tras varios años trabajando en diversos oficios, descubrió su vocación musical en casa de la conocida “Valentina”, impulsadora impotante del folklore afroperuano. Cuando conoció en 1957 a Chabuca Granca, su carrera dio un vuelvo importante porque lo apoyó con la creación de la asociación cultural Perú Negro, grupo que llevó el sabor y color de la música peruana por diversas partes del mundo, ganando un enorme prestigio.

Alicia Lizárraga (1917 – 2004)

Fue una destacada cantante arequipeña, cuyo éxito la llevó a ser conocida como “La Cholita Linde del Perú”. Inició su carrera músical en la década del 30 junto a Nelly Villena, con quien formó el dúo “Las Trigueñitas”. Se caracterizó por una voz de timbre agradable, rica en matices y suave ondulación.

alicia

Esther Granados (1926 – 2012)

Debido a su popularidad en las radios locales, se ganó el apelativo de “Reina de de la Jarana” y forma parte del selecto grupo de las seis grandes de la Canción Criolla. Debutó en 1939 en los escenarios y formó parte del elenco de Radio Lima, que reunió a los más destacados intérpretes de la música criolla bajo la dirección de Filomeno Ormeño. Su frase “solita me jaraneo” la identificó como cantante de temas alegres y su repertorio estuvo lleno de temas inspirados en el criollismo.

Rafael Matallana (1930 – 2010)

“El Caballero de la Canción Criolla”. Fue su apelativo en honor a la elegancia que desplegaba en la entonación de valses y marineras. La misma Chabuca Granda lo calificó como la mejor voz del criollismo. Debutó en el grupo Los Costeños con Julio Velásquez y Enrique Borjas.

Eddy Martínez (1933 – 2011)

Su nombre original fue Guillermo Bedoya Martínez. Pese a nacer en el Callao se trasladó a Chiclayo para cursar sus estudios primarios y secundarios. A los 19 años se trasladó finalmente a Lima donde inició su carrera en Radio San Cristóbal apadrinado por el actor argentino Jorge Reyes. Durante cinco años fue considerado como el mejor cantante melódico del Perú y su carrera está marcada por su participación en el dúo “Los Ases del Perú” con quien interpretó el tema “Perú Campeón”, obra que adquirió fama cuando la Selección de Fútbol clasificó al Mundial de México 1970.

Jesús Vásquez (1920 – 2010)

Conocida como la Reina y Señora de la Canción Criolla, Jesús Vásquez se ganó el reconocimiento en el ámbito criollo con su interpretación del vals “El Plebeyo”, del maestro Felipe Pingo Alva. En 1939 se hizo del apelativo de “Reina…” tras un concurso organizado por la revista “La Lira Limeña”, evento que le permitió a Doña Jesús incrementar su fama en el ambiente artístico a pasos agigantados. Su fama musical llegó a  Chile, Bolivia, Colombia, Venezuela, Centroamérica, Estados Unidos, México, Francia e incluso Australia.

Arturo Cavero (1940 – 2009)

El “Zambo” fue dueño de una voz privilegiada y al mismo tiempo potente. Junto a Oscar Avilés formó uno de los mejores dúos que la música peruana pudo tener a lo largo de la historia. Cavero le cantó muchas veces al Perú y mostró su lado más peruano cuando en 1987, cantó el “Contigo Perú” en las instalaciones de la OEA, entidad que lo consideró a él, Oscar Avilés, Jesús Vásquez, Augusto Polo Campos y Luis Abanto Morales como “Patrimonio Artístico de América”.

“Pepe” Vásquez (1961 – 2014)

Fue uno de los mejores representantes de la música negra. “Ritmo de Negros”, “Le dije a Papá” y el “Jipi Jai” fueron los temas que hicieron bailar a más de uno en los escenarios. Su partida a los 52 años no solo fue sentida por la cultura afroperuana sino por todos los fieles seguidores de la música peruana.

Oscar Avilés (1924 – 2014)

“La Primera Guitarra del Perú” nació en el Callao. Su gusto por la música criolla se inició escuchando a su padre, José Avilés Cáceres, en diversas reuniones sociales. Al principio, Don José no quería que su hijo fuera músico, pero presionado por sus amigos que vieron su talento, aceptó que Óscar se dedicara a la guitarra. Empezó su carrera como cajonero del dúo “La Limeñita y Ascoy” pero se afianzó aún más con la guitarra en 1946 con su ingreso a Los Trovadores Criollos y un año después con Los Morochucos.

ZAMBO CAVERO CELEBRARÁ 41 AÑOS DE VIDA ARTÍSTICA

Este sábado 14 de diciembre de 2002  Arturo “Zambo” Cavero cumplirá 41 años de existencia artística. La celebración será a lo grande sobre la tarima de La Estación de Barranco, junto a sus buenos amigos como el Dúo de Oro, Juan Mosto, entre otros. La reunión será a partir de las 22:30 hrs.

La dirección musical estará a cargo de Willy Borda, quien ha preparado un selecto repertorio de temas para que Cavero y sus amigos los interpreten como sólo ellos saben hacerlo. El espectáculo titulado: “Los 41 del Zambo”, resumirá temas de toda la trayectoria del destacado artista criollo, símbolo de peruanidad como el inmortal “Y se llama Perú”, para evocar una época. “Mi comadre Cocoliche”, “El Mayoral”, “El Alcatraz”, “Mueve tu cucú”, “Contigo Perú”, entre otros.

Actualmente, después de haber grabado 20 discos junto al maestro Oscar Avilés -con quien trabajó varios años consecutivos-, ahora Arturo “Zambo” Cavero se alista para grabar un nuevo disco en homenaje a Rómulo Varillas, con temas del mismo y de Félix Pasache.

“Estamos seleccionando los temas y en los próximos días entramos a sala de grabaciones”, afirma el “Zambo”, que paralelamente está preparando un nuevo viaje a los Estados Unidos para hacer una serie de presentaciones y a su retorno, desarrollará otro proyecto que tiene en mente hace varios años que es realizar un disco dedicado a César Velásquez, con sus temas inéditos. “Eso debe cristalizarse hacia mediados de año”, comentó.