Montes y Manrique, Padres del Criollismo

Eduardo Montes y César Augusto Manrique
Eduardo Montes y César Augusto Manrique

“Así es mi Lima criolla, / alegre y jaranera, / la tierra tres veces coronada, / donde nació la marinera / que con cajón y repique / en los barrios del Rímac, / antaño le dieron colorido / Montes y Manrique / padres del criollismo”… Estrofa del vals “Acuarela Criolla” de Manuel Raygada.

La música criolla del Perú está llena de grandes intérpretes que le dieron realce a las bellas composiciones de los bardos criollos. Entre aquellos intérpretes, el “Dúo Montes y Manrique” conformado por Eduardo Montes y César Augusto Manrique son quienes, tal vez, hayan hecho más historia en nuestro criollismo.

Mucha gente piensa que Montes y Manrique eran rimenses, en realidad ellos nacieron en los Barrios Altos y fueron bautizados en la Parroquia Santa Ana. Vivieron en el Rímac hasta su muerte, primero de Montes y muchos años después de Manrique. Es por ello que muchos criollos de antaño los consideraban como rimenses, por haber vivido en ese barrio tradicional y criollo.

En una entrevista que le hicieron a César Augusto Manrique en el año 1938, él contó que junto a Eduardo Montes se embarcaron, rumbo a New York, el 28 de agosto de 1911. La disquera “Columbia” fue la que se los llevó a USA para que graben canciones peruanas para ellos. Ellos se hicieron famosos en todo el Perú debido a que eran los primeros peruanos contratados en USA para grabar música criolla. Una música que era de los sectores pobres, en esos tiempos.

Llegaron a New York el 20 de setiembre de 1911 y una semana después empezaron a grabar, haciéndolo por tres meses. Grabaron un total de 91 discos dobles con 182 canciones que, ahora, cerca de 100 años después, son una reliquia y un verdadero tesoro de nuestra música criolla. Lamentablemente, muchos de esos discos se han perdido, ya sea por el paso del tiempo o el descuido. ¿Tienen idea de otro peruano o grupo peruano que haya grabado igual cantidad o más canciones en USA como lo hicieron Montes y Manrique hace casi 100 años atrás?

Niko Cisneros escribió muchos artículos referentes a la historia de la música criolla y sus representantes en el diario “La Crónica”. El 31 de agosto de 1958, escribió “MONTES Y MANRIQUE: EL DÚO QUE SOLO LA MUERTE DISOLVIÓ”. Tenía referencias de aquel artículo escrito hace casi 46 años atrás, pero nunca lo había leído. Hace una semana, en un foro de peruanos en USA, alguien publicó el artículo de Niko Cisneros, que reproduzco al final, y cuando lo vi me sorprendí tremendamente. A pesar de mi insistencia por saber la fuente original que había revivido aquel artículo, no obtuve una respuesta positiva. Investigando por aquí y por allá, pude encontrar, por mi cuenta, el mensaje original de quien había revivido aquel artículo. Lo malo es que lo publicó en un lugar donde pasó desapercibido ya que allí están más interesados en la política. Agradezco al Sr. Alfredo Grados quien es la persona que nos ha rescatado uno de los históricos artículos de Niko Cisneros. Por esas casualidades, el Sr. Grados vive en Sydney, Australia y es miembro de la lista criolla, aunque no sé si seguira siendo activo. Saludos.

Dario Mejia
Melbourne, Australia
———————————————

MONTES Y MANRIQUE: EL DÚO QUE SOLO LA MUERTE DISOLVIÓ
(FRAGMENTO)
Por Niko Cisneros

La amistad leal, sincera y duradera es un tesoro que rara vez encontramos en el tránsito del camino de la vida, pero hay excepciones, y una de ellas motiva este relato, que deberá de servir de ejemplo a la presente generación, sobre todo, para los conjuntos artísticos actuales.

El Dúo Montes y Manrique pasó a la Historia de la Canción Criolla como uno de los más calificado que hayan existido, y durante la primera veintena del siglo que vivimos (el autor se refiere al Siglo XX) fue indiscutiblemente el mejor, siendo así proclamado en los teatros y las jaranas.

De entre muchos méritos que adornan al la pareja, extraemos tres que son capitales para el relato. El que fuera el primer dúo que grabó música peruana en el extranjero (en 1912 para el sello Columbia en EE.UU.); el haber ostentado durante su larga trayectoria una disciplina inmaculada y un compañerismo ejemplar; y la picardía criolla de sus componentes.

César Augusto Manrique había nacido en 1880 y Eduardo Montes en 1872. Y una jarana de Cocharcas, poco antes de 1905, los dos limeños se conocieron y de allí surgió el dúo de oro, tal como le llamaron sus contemporáneos. También ese año nació entre ellos una amistad indestructible, tan recta como generosa. Muchas pruebas dieron los citados amigos y compañeros de su afecto recíproco.