SINCERA CONFESIÓN

Erasmo Díaz

Amar, sin pedir nada a la vida
restañando mil heridas
así yo te quiero a ti
con fe, en la luz de tu mirada
de tu voz y tus palabras
se ha formado mi querer.
Tal vez, no he llegado comprenderte
en mi afán por adorarte
me olvidé de la ilusión
perdón si he escondido una caricia
una frase una sonrisa
a tu ansioso corazón

Quiero vida quiero que comprendas
que nuestro cariño
es tan puro como el alma
de inocente niño
que yo soy sólo de ti
que tú eres para mí
la vida, la luz y el amor.

Enviado por: Felipe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *