Los Romanceros Criollos

(Trio formado por Guillermo Chipana, Julio Alvarez y Lucas Borja)


La última jarana


Sólo la muerte, con su silencio, pudo amenazar a Los Romanceros Criollos. Un paro cardiaco acabó el miércoles 25 con la vida del guitarrista y cantante Guillermo Chipana, y dejó sin futuro musical a sus entrañables amigos Julio Álvarez y Lucas Borja, el director y la primera voz del trío, respectivamente.
“No pude ir a visitarlo en Navidad, porque tengo una fisura en la pierna y debido a un desarreglo se me ha complicado. En la última conversación le comenté a mi compadre que teníamos que cuidar nuestra salud, porque ya no éramos los mismos de antes. Recién me entero de que él se ha ido primero”, comenta, dolido, Julio Álvarez.
Desde hace 49 años compartían su gusto por la música criolla y la bohemia. La amistad influyó en sus vidas, los convirtió en compadres y permitió que el trío se mantuviera unido. Esto no es usual en el mundo artístico. Por eso, el Libro de Récords Guinness lo consideró un hecho insólito.
Los Romanceros Criollos debutaron en un programa de radio El Sol, el 24 de noviembre de 1953. “Nos conocimos en la calle Tigre, de los Barrios Altos, y decidimos formar el trío en la casa de la familia Manos Alva”, comenta Álvarez.
Han grabado 13 long plays e innumerables 45 RPM. Antes de la muerte de Chipana preparaban un disco compacto recopilatorio y de temas nuevos con el que iban a celebrar las Bodas de Oro artísticas. Gracias a ellos, hoy son populares los temas China hereje, Engañada, Por nuestro amor, La que se fue, Amorcito y Mi serenata.
El trío siempre participó en los certámenes importantes, como la inauguración de los canales de televisión. Asimismo, efectuó giras por todo el país, aunque el sueño era además actuar en los escenarios del exterior, sólo se presentó en locales de las fronteras de Perú-Ecuador y Perú-Chile. La anunciada gira por Estados Unidos es hoy incierta.
La última vez que se les vio juntos fue el día en que celebraron su 49° aniversario, el 24 de noviembre, en la peña Amistad y Criollismo, de jirón Áncash, en Lima Cercado. Aquella oportunidad, Chipana fue el primero en llegar a la reunión de agasajo y saludó uno a uno a los invitados. Después se unieron a él Álvarez y Borja, con quienes brindó un espectáculo para el recuerdo.
Ayer, amigos músicos y familiares velaron los restos de Guillermo Chipana en su domicilio de Mangomarca, Zárate. Hoy, a las 12.00 horas, lo sepultan en el cementerio Campo Fe, de Huachipa. Así, nos deja otra gloria del criollismo. (Jesús Raymundo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *