EL VALS PERUANO COMO GENERO MUSICAL

Por: Raúl Alvarez-Russi

 

El vals peruano como género musical surge a fines del siglo antepasado al tomar el pueblo el waltz vienés llegado de Europa como en otros países, Argentina, México y Venezuela entre los significativos pero es en el Perú donde adopta sus raíces más fuertes y se nutrió de sabor local con una melodía y armonías especiales en su manera de ejecutarlo que lo hacen muy peculiar y particular y se le puede diferenciar de los demás valses, como no sucedió en ningún país latinoamericano.

 

Originalmente se le ejecutó con guitarras, y nos refiere un grande de la guitarra de Perú como es el maestro Félix Casaverde, hoy radicado en México que al 3×4 de todos los valses se le introduce el 6×8 a ese mismo compás que vendría a ser una negra con puntillo y se le llama tiempo binario y es ahí donde se incorpora muy bien el acompañamiento del cajón, instrumento de percusión netamente de origen peruano, recientemente nombrado Patrimonio Cultural del Perú, y se bailó con movimientos de caderas sincopados.

 

A partir de la década de 1940 comienza su internacionalización con clásicos como “El Plebeyo” de Felipe Pinglo Alva, “Estrellita del Sur” de Felipe Coronel Rueda; “Nube Gris” de Eduardo Márquez Talledo; “Alma, Corazón y Vida” de Adrián Flores Alván y luego “La Flor de la Canela” de Chabuca Granda; “Cuando LLora mi Guitarra” de Augusto Polo Campos; “Historia de mi vida” de Mario Cavagnaro.

 

Ese es el vals que el Perú adquirió como música ciudadana y que se conoce por el mundo con páginas inmortales en las décadas de los 40′ y 50′ del siglo que acaba de terminar, artistas de talla mundial lo han difundido y grabado alrededor del mundo.

 

Este vals peruano como género musical al cual también hicieron un gran aporte compositores tales como: Alicia Maguiña “Indio”; Lorenzo Humberto Sotomayor “Corazón”; Serafina Quinteras “La Muñeca Rota”; José Miguel Correa “Extravío”; César Miró “Todos Vuelven”; Amparo Baluarte “Secreto”; Manuel Raygada “Mi Perú”; Luis Abelardo Núñez “Engañada”; José Escajadillo “Jamás Impedirás”; Juan Mosto “Qué Importa”; Félix Pasache “Nuestro Secreto”; Manuel Acosta Ojeda “Madre”; Leonor García “Si te vas que me Queda”; Pedro Pacheco “Así lo quieres tú”, entre otros. La lista sería interminable pues sólo hemos dado algunos ejemplos.

 

También hay destacados autores y compositores de otras nacionalidades quienes, sin perder el sabor que lleva el vals peruano, han escrito páginas importantes como los argentinos Enrique Dizeo y Angel Cabral “Que nadie sepa mi sufrir”; Belisario Pérez y Margarita Durán “Amarraditos”; el maestro Ariel Ramírez y Félix Luna renombrados autores de la clásica Zamba argentina “Alfonsina y el Mar” dedicaron el vals peruano “Acércate al Perú” que fuera éxito en las voces de Mercedes Sosa y Patricia Sosa; los mexicanos Alvaro Carrillo “El Andariego”; Roberto Cantoral “Quiero huir de mí”; Modesto López “Propiedad Privada”; José Espinoza “Ferrusquilla” ” El Tiempo que te quede libre”; el italiano Paolo Beccaria con el seudónimo de “Pablo de los Andes” compuso “Te toca a ti”; los chilenos Armando González Malbrán, autor del famosísimo tema “Vanidad”, quien escribió el vals peruano “Clavel Marchito” y Vicente Bianchi “Peruanita Bonita”; los españoles Alejandro Jaén, quien dedicó a la peruanísima cantante Fetiche “Soy del Perú” y Manuel Alejandro escribió “Chabuca Limeña” en memoria de la destacada compositora, estos son algunos ejemplos, sin perder ese gusto y sabor de valses peruanos porque así fueron creados.

 

Como el tango y el bolero, que ya traspasaron la barrera de los 100 años de creados, también el vals peruano está en esa categoría y figuras como Julio Iglesias, Raphael, Dyango, Celia Cruz, Plácido Domingo, Maria Dolores Pradera, Caetano Veloso, Cristian, Armando Manzanero, Marisela, María Marta Serra Lima, Ginamaria Hidalgo, Daniela Romo, Paloma San Basilio, Ana Gabriel, Emmanuel, Charlie Zaa, de Chile Palmenia Pizarro, Los Vargas, Los Hnos. Silva, Rosamel Araya; de Ecuador Julio Jaramillo, Patricia González; de Cuba Olga y Tony, Las Hnas. Lago, Ignacio Vila “Bola de Nieve”, Celio González , Los Rufino, Olga Guillot; de Colombia Luis Alberto Posadas y Helenita Vargas “La Ronca de Colombia” y el legendario Trío Los Panchos, Libertad Lamarque, Pedro Vargas y Pedro Infante tienen el vals peruano en sus discografías.

 

Entre los casos más recientes se encuentran el de Emilio Estefan Jr. y el músico argentino Jorge Calandrelli que escriben el vals peruano “Luna Mía” que conjuntamente con otro tema del mismo género compuesto por Roberto Blades “Mi Consejo” están en el CD que este renombrado productor cubanoamericano le produjera a la joven y exitosa cantante argentina Soledad.

 

Este es un claro ejemplo de como se compone en el mundo en género de vals peruano sin ser oriundo del país, aunque hay algunos casos aislados que quieren quitarle el adjetivo de país y esa es una de las razones por la cual presento la conferencia “Al rescate del vals peruano”.

 

De argentina el excelente joven cantor Daniel Bouchet en su segundo CD ha grabado el vals peruano “Historia de mi vida” radicado actualmente en Miami refiere que escogió el tema porque le traían muchos recuerdos de su niñez y es que las típicas argentinas con sus cantantes y los conjuntos folklóricos los tenían en sus repertorios como suyos sin dejar de mencionar que venían del Perú.

 

Es que en Buenos Aires se grabaron los primeros discos con canciones peruanas en las voces e instrumentos de Los Trovadores del Perú, el dúo Los Morochucos, María de Jesús Vásquez, Alicia Lizárraga, Delia Vallejos y el maestro Jorge Huirse y su Orquesta, quienes vivían unas temporadas en la capital argentina, grababan y hacían conocer los primeros valses peruanos en la década de los cuarenta.

 

De los intérpretes peruanos que ganaron fama internacional y siguen triunfando en el mundo esta la recordada Ima Summac quien fuera la que grabara en los Estados Unidos para la Capitol Records “La Flor de la Canela” en 1957 en un L.P. dedicado a valses Peruanos, el mismo año Rosa Gutiérrez “Fetiche”, otra triunfadora, lo estrena en México y lo graba siendo un éxito en su voz…recuerdo como anécdota en Buenos Aires me contaba que le costó aprenderse la letra porque era kilométrica y difícil de recordar…como será de popular ahora después de 44 años que todos recordamos con relativa facilidad la letra del vals peruano más difundido y grabado en el mundo.

 

En España Betty Missiego triunfó cantándolos y grabándolos en sendos L.P. hoy editados en CD. Otra triunfadora Tania Libertad que actúa por el mundo aunque resida en México, comenzó su carrera con valses peruanos grabando más de treinta L.P. ahora en su carrera internacional dedicó uno a recordar a Chabuca Granda y está planeando grabar otro con clásicos del Vals Peruano.

 

Radicado en Miami el cantautor peruano Gian Marco siendo un ídolo de la juventud peruana realizó un trabajo con valses peruanos que fue muy bien recibido, acaba de ser el autor y compositor del tema “El Ultimo Adiós” producido por Emilio Estefan Jr. y que servirá para los fondos de las familias de las víctimas de los recientes atentados terroristas en la ciudad de New York.

 

Este es un artículo de una serie dedicado al género del vals peruano y es bueno que nosotros sepamos defender lo nuestro, nos ha pasado con el pisco y la Chirimoya que ahora la quieren rebautizar con el nombre de chilemoya, el cajón peruanísimo con los andaluces y ahora ¿qué viene?… le quieren quitar el adjetivo de país a nuestro vals y llamarlo vals latinoamericano o solamente vals criollo o valse…¡NO!… hay que llamarlo ¡VALS PERUANO!

 

¿Qué hacer?…preocuparse e interiorizarse en nuestros temas, difundirlos, porque si nos callamos y no salimos al frente es como aceptar que lo que dicen es verdad, concientizar y cada vez seremos más los que defendamos todas nuestras costumbres, músicas, comidas y bebidas que también son símbolos de identidad nacional.