La Palizada

Autor: Alejandro Ayarza “Karamanduca”
Versión cantada por Montes y Manrique
Somos los niños más conocidos

de esta noble y bella ciudad
somos los niños más engreidos
por nuestra propia sagacidad.
De las jaranas somos señores
que hacemos flores con el cajón
y si se ofrece tirar trompadas
también tenemos disposición.
Pásame la agüilla,
Pásame la agüilla,
Pásame la agüilla,
yo no te la paso cholita
ni de raspadilla,
pásame la agüilla,

pásame la agüilla,
que se las educa
a la muchachada de Karamanduka.
Vengan copitas de licor fino
vengan copitas sin dilación,
venga ese rico cognac peruano
que vulgarmente llamamos ron.
Así pasamos horas contentos
con la guitarra, con el cajón
y así olvidemos los sufrimientos
con los vapores del rico ron.
Pásame la agüilla,
Pásame la agüilla,
Pásame la agüilla,
que se las educa
a la muchachada de Karamanduka.
De las Chacritas todas las tardes
a Puerto Arturo, voy a parar,
a deleitarnos con el buen puro,
que don Silverio nos suele dar.
Pásame la agüilla,
Pásame la agüilla,
Pásame la agüilla,
que se las educa
a la muchachada de Karamanduka.
Para nosotros ya no hay trabajo
sino jaranas y deversión
y andamos siempre de arriba a abajo
cantando coplas por afición.
Nosotros somos “La Palizada”
más conocida de la ciudad
somos la gente más renombrada
por nuestra gracia y sagacidad.

 

Enviado por Walter Huambachano I.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *